Un caballo siempre dice la verdad;

esa es la razón por la cual es importante entrenarse antes de poder entrenar a un animal de una manera sincera.
"Hemos investigado la comprensión y la devoción de los caballos; con el fin de lograr entender que uno tiene que dejar su ego, la ansiedad y la agresividad atrás y ganar la sensibilidad, la comprensión y la tolerancia del animal. El caballo es un espejo que refleja nuestro propio ser, nuestro estado de ánimo y resalta nuestros defectos. Un domador necesita una gran capacidad de observación y nunca juzgar mal la reacción de un caballo. En nuestra doma, establecemos un sistema de comunicación que utiliza el lenguaje corporal para transformar la información en órdenes claras de una manera tranquila y sencilla. Cuando comenzamos la formación de un potro, la primera cosa que hacemos es observar y nunca juzgar. Un caballo siempre dice la verdad; esa es la razón por la cual es importante entrenarse antes de poder entrenar a un animal de una manera sincera."

Ignacio Recio.

* La Doma a campo,
es nuestro estilo
de vida.


Seguinos en nuestras redes sociales.